Blog dedicado a la biografía breve de personajes destacados y curiosos de la provincia de Guadalajara, hasta el siglo XX, por Tomás Gismera Velasco.-correo: atienzadelosjuglares@gmail.com

jueves, octubre 13, 2011

JULIO ORTEGA GALINDO


Catedrático. Escritor
Atienza (Guadalajara), 12 de diciembre de 1911 – Bilbao, 10 de febrero de 1976

El 12 de diciembre de 2011, se cumplieron los primeros cien años del nacimiento de un atencino,universal, y prácticamente desconocido para su localidad natal, Julio Ortega Galindo. Uno de esos eruditos que pasa por el mundo sigilosamente, pero dejando tras él los rastros de una impresionante obra histórica y de investigación.

Nació don Julio en la Atienza que comenzaba a despertar al siglo XX, el 12 de diciembre de 1911, en una de esas casas que se retintan de abolengo, en la abolenga calle de la Zapatería, hijo de Julio José Demetrio Ortega, entonces Notario en Atienza, y de María Dolores Galindo del Hierro, siendo bautizado en la iglesia de Santa María del Rey.

Sus primeros estudios fueron en Atienza, como sus primeras correrías y chiquilladas, hasta que, cumplida la edad de profesar estudios superiores, marchó a Zaragoza, provincia original de sus progenitores, donde estudió el Bachiller, y en cuya Universidad se doctoró, primero en Derecho, y después en Filosofía y Letras.
Estableció su domicilio en aquella capital, donde contrajo matrimonio, el 1 de julio de 1939, con Maruja Allanegui, también mujer de letras, en la iglesia de Santa Engracia.

Un año después, en 1940, tras diversas oposiciones, obtuvo la Cátedra de Geografía e Historia del Instituto de Enseñanza Media de Bilbao, a donde se trasladó, y donde fijaría su estancia para el futuro. Un futuro lleno de éxitos como investigador e historiador.

(T. Gismera, en Atienza de los Juglares. Septiembre 2011).

Atienza, nuestra Atienza serrana y cidiana, cuna de héroes, arca de monumentos, joyel de historia, espejo de tradiciones, relicario de tipismos, tiene, si esto no fuera bastante para enorgullecernos, la honra de haber sido cuna de grandes hombres que brillaron en las armas, las letras y las artes.

He dicho brillaron, si; pero nuevas generaciones me hacen decir: brillan, porque en 12 de diciembre de 1911 vio la luz en la histórica villa don Julio Ortega Galindo, bautizado días después en la parroquia de Santa María del Rey una tarde cuando las nieves velaban en formas imprecisas caserío y paisaje y el cerro del Padrastro se veía blanco y helado en el alto páramo.

En Zaragoza hizo sus estudios de Bachillerato con premio extraordinario y en aquella universidad aragonesa se doctoró años después en Derecho y Filosofía y Letras.

En 1940 ganó en reñida oposición la Cátedra de Geografía e Historia del instituto de Enseñanza Media de Bilbao, siendo en la actualidad subdirector. Desempeña, también, las cátedras de Historia del Derecho y Geografía Económica en la Universidad Comercial de Deusto y ejerce la abogacía con gran brillantez en la capital vizcaína.

Como vicepresidente del Grupo “Julio de Urquijo”, de estudios vascos, desarrolla actividades de investigación localista relacionadas con su especialidad; geografía e historia, y prepara dos obras, una sobre Geografía Económica y otra sobre los orígenes de Vizcaya. También fue seleccionado para tomar parte en las reuniones internacionales de historiadores hispano-franceses celebrada en San Sebastián en 1950.

Copiosa es la labor de nuestro ilustre paisano señor Ortega Galindo, en artículos y libros y por no cansar al lector nos limitaremos a reseñarlos solamente.

En 1939 publica el primero, una “Gramática portuguesa”. En 1947 las prensas de Bilbao imprimen “España primitiva a través de las monedas ibéricas”, primoroso libro en el que glosa y reproduce en bellas ilustraciones, monedas primitivas, algunas de ellas de Atienza; bella obra de numismática, regalo de coleccionistas monetarios.

“España en Europa al advenimiento de Carlos II” es otra de las obras que nuestro paisano publica en 1949, libro que mereció grandes elogios del Excmo. Sr. Duque de Maura, historiador especializado en el reinado de Carlos II, que prologó la obra bien documentada sobre un muy concreto tema histórico, terminando su bello prólogo así: “Pero, entretanto, la lectura de este libro, modestamente erudito, contribuirá quizá, entre gentes avisadas, a que quienes quieran oír, oigan, y quienes deban entender, entiendan”.

En 1951 publica su última obra “Bilbao y su Hinterland”, libro con el que consigue el premio de Economía “Daniel Aresti y Torre”.

He aquí, a grandes rasgos, la persona y labor de nuestro ilustre atencino, eslabón fuerte y áureo de esa cadena que forman los hombres de saber y corazón que fueron y son de nuestra provincia.

Aunque geográficamente está lejos de Guadalajara y también de esa sucursal de la provincia en Madrid que es nuestra tertulia semanal “La Colmena”, lleva a su patria chica a flor de labios, y por tierras del norte siempre la ensalza y se enorgullece de ella. Atienza, ¡cómo no! Me imagino que sabrá de este su hijo ilustre.
El catedrático Don Julio Ortega Galindo es una gloria de Atienza y por tanto de la provincia; un hombre de valer y corazón, dispuesto siempre a colaborar en las empresas que sea necesario en pro de su provincia y su pueblo natal.

Un poco tardío es nuestro comentario a su vida y a su obra, pues hace tiempo que debíamos habernos ocupado de él; pero nunca es tarde cuando se trata de comentar una obra y una vida, ya que si se pasa el tiempo la obra aumenta y el hombre tiene más méritos.

Si, Ortega Galindo puede sin exageración de ninguna clase formar en las filas de los grandes historiadores y seguir las rutas marcadas por los dos genios alcarreños, Manuel Serrano y Sanz, y Juan Catalina García, que en esa rama del saber, tanto lustre dieron a las letras patrias y a la provincia que los vio nacer.

(Sinforiano García Sanz, Madrid, febrero de 1952).

Falleció en Bilbao, el 10 de febrero de 1976.