Blog dedicado a la biografía breve de personajes destacados y curiosos de la provincia de Guadalajara, hasta el siglo XX, por Tomás Gismera Velasco.-correo: atienzadelosjuglares@gmail.com

martes, noviembre 29, 2016

HERMENEGILDO ALONSO “MERE”



HERMENEGILDO ALONSO “MERE”

Artesano
Beleña de Sorbe  (Guadalajara), 1915 – Arbancón (Guadalajara), 1994.

   Hermenegildo Alonso (popularmente conocido como “Mere”), se hizo popular en la provincia de Guadalajara como tallador de caretas de botargas, cachiporras, etc. Así como por desempeñar dicho papel, de botarga, en su localidad.

   Su trabajo se vio recompensado por el cariño popular de su pueblo y, por supuesto, de los estudiosos del folclore de la provincia.

   En numerosas ocasiones su nombre salió a la prensa, al hilo de su dedicación. De uno de los artículos que se le dedicaron, en la revista Arriaca, de la Casa de Guadalajara en Madrid en 1984, tomamos los siguientes datos:

   “No sabe leer ni escribir, tampoco le hace falta. Desde siempre al llegar Candelas -2 de febrero- se pone el traje de botarga y persigue a las mozas y a la asustada chiquillería. Con ello ha mantenido viva una tradición de recia raigambre alcarreña.

   En los últimos años la edad y las piernas, las malditas piernas aquejadas de artrosis, le impiden seguir corriendo vestido de botarga. Pero no importa, él sigue dedicado a su ilusión de siempre. Ahora fabricando artesanalmente caretas y cachiporras que otros utilizarán para continuar con el rito.

   A sus 68 años ha recibido el homenaje de toda Guadalajara en la última edición del Festival Medieval de Hita. Su nombre: Hermenegildo Alonso.






Botarga la larga: Carnaval en Guadalajara. Botargas y Enmascarados Alcarreños. El libro de las botargas de Guadalajara, que ahora puedes hacer tuyo con clic. Pulsando aquí



   En Arbancón, adentrándonos por calles de resonantes nombres, en la del Trebuquejo, encontramos la casa de Hermenegildo. El taller lo tiene en la planta baja. Es un cuarto apenas separado de las ovejas que ocupan el resto de la planta…

   Nos dice: “La careta de la botarga de Beleña la hice yo, y las castañuelas también. El traje me lo hicieron las mozas. Por tanto lo estrené tono. Tenía entonces 27 años”.

   Nacido y criado en Beleña no es hasta 1965 cuando  se establece en Arbancón: “Nadie me enseñó a hacer lo que hago…”.

   Falleció en Arbancón, tras haber salido como botarga en aquella localidad durante tres años. En otras siete ocasiones lo hizo en Beleña, su localidad natal. En los últimos años de su vida, y dado el éxito alcanzado con su profesión de talla de caretas, se dedicó a la venta de este material siendo, al día de hoy, aquellas obras, piezas de museo.

Tomás Gismera Velasco

No hay comentarios:

Publicar un comentario