Blog dedicado a la biografía breve de personajes destacados y curiosos de la provincia de Guadalajara, hasta el siglo XX, por Tomás Gismera Velasco.-correo: atienzadelosjuglares@gmail.com

lunes, octubre 10, 2011

PEDRO SOLÍS GREPI




PEDRO SOLÍS GREPPI
Médico
Palencia, 1834 – Atienza, 12 de febrero de 1914

Pedro Solís Greppi nació en Palencia en 1834, en el seno de una de las más conocidas familias de la ciudad. Desconocemos el oficio de su padre, pero sí al menos que tuvo una extensa descendencia, siendo la mayoría de sus hijos hombres de alta carrera, destacando entre ellos los dedicados a la Abogacía y la Filosofía.

Trasladado a Madrid se licenció en Medicina, ocupando cargos como médico rural en varias localidades de Guadalajara, hasta llegar a Atienza como Médico titular en 1882.

No tardó en ingresar en la élite cultural de Atienza, haciéndose un hueco destacado entre los hombres de la ilustración atencina de finales del siglo XIX y comienzos del XX, tomando parte activa en cuantos movimientos regeneraron las ideas, tanto políticas como sociales del pueblo en aquella época.

Encontramos a don Pedro Solís como uno de los fundadores del Casino de Sociedad, entre otras dedicaciones, así como sus escritos en torno a la medicina figuran por aquella época en revistas especializadas.


Colaboró junto a Eduardo Contreras y Jorge de la Guardia en el lanzamiento de la revista “Atienza Ilustrada”, así como en su continuadora: “Alcarria Ilustrada”, para las que escribió algunos artículos, casi siempre relacionados con la medicina infantil, sin que faltasen algunas obras poéticas que igualmente publicó en el naciente semanario “Flores y Abejas”, medios en los que igualmente colaboró su hermana, igualmente residente en Atienza, Elvira Solís.

Activo propagador del partido liberal en el distrito, sus enfrentamientos con la política conservadora del municipio fueron constantes a lo largo de los últimos años del siglo XIX e inicios del XX, siendo propuesto en varias ocasiones para ocupar candidaturas políticas por su partido, en representación del distrito, en la Diputación Provincial.


Generoso y desprendido, compaginó su dedicación médica en Atienza con la atención ambulatoria en poblaciones cercanas, como Robredarcas, La Miñosa, Riofrío, Galve o Alpedroches, destacando su trabajo en las poblaciones de Miedes, Albendiego, Somolinos, Campisábalos y, muy especialmente, en Condemios de Arriba y de Abajo, ante todo, en los meses de la invasión colérica de 1885.

Rodeado de la apreciación general de la comarca falleció en Atienza, donde fue enterrado, el 12 de febrero de 1914, a los setenta y cinco años de edad.

Tomás Gismera Velasco